domingo, 19 de septiembre de 2010

El neoliberalismo y la etica cristiana

En esta oportunidad quisiera hacer una reflexión sobre la realidad económica que está viviendo el mundo y el pensamiento neoliberal y su modelo económico y cuál es el impacto en la vida del hombre y como el cristiano afronta esta realidad.

Para los que no saben, aparte de ser catequista de confirmación en la Parroquia San Miguel Arcángel y miembro del Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil (EPJ-Maranga), soy Ingeniero Industrial de la Universidad Nacional del Callao actualmente y en paralelo a mi formación teológica y bíblica (que por ahora es personal), desde hace un mes me matricule en un curso para profesionales, que ofrece la Escuela de Negocios de la PUCP (CENTRUM).

El curso que llevo que está orientado a la parte logística y las cadenas de suministro, tratamos muchas veces el tema económico y la importancia de la demanda del mercado.

Y el algo que he visto con más claridad es que independientemente de las diversas estrategias que usa el mercado, siempre hay un punto en común y es satisfacer la demanda del cliente, eso exige a las empresas a responder con agilidad a los cambios. Un ejemplo sencillo:

Si una empresa de EEUU vende productos a china y tiene una fabrica local pero para abaratar costos y por las exigencias del mercado decide cerrar su fabrica local y abrir una fabrica en China, entonces se dice que la empresa es ágil porque respondió de forma rápida a los cambios y se adapto y si en un par de años, debido a un tema de costos a la empresa le es más barato contratar a un proveedor y cerrar su fábrica en China de igual forma se alaba a esta empresa por ser ágil.

Claro en términos económicos la agilidad es muy útil a la empresa ya que al adaptarse a los cambios le es útil para seguir sobreviviendo y a la vez seguir teniendo beneficios, pero la pregunta que debería hacerse todo cristiano es la siguiente ¿ y el costo social? ¿Y los despidos que se genera? ¿Puede ser bien visto, alabado y enseñado en las universidades seculares o incluso católicas, un modelo que impulsa la supervivencia de los más fuertes y más preparado?

Muchos argumentaran que estos modelos económicos propician y fomentan el desarrollo de la persona y la libre competencia, argumentando un principio de libertad, (ya que en el neoliberalismo no se permite no se ve con buenos ojos la intervención del Estado en la economía). Pero al analizar con más profundidad se descubre que solo vela por la libertad del más fuerte, de los que tienen la mejor preparación, los que no se adaptan al rápido mercado cambiante, están fuera, esto genera desempleo e inestabilidad, esto es el costo social.

Un cristiano ¿puede participar de forma plena del este sistema económico llamado neoliberalismo sin hacer una reflexión teológica de lo implica? Si digo teológica porque la teología no se queda en los seminarios o en los conventos sino que es parte de la vida cotidiana de las personas. Si creemos y profesamos que Dios se hizo hombre y que habito entre nosotros y que como hombre se hizo pobre, un habitante de un pueblo marginal llamado Nazareth que ni siquiera es mencionado en el A.T que paso su vida pública como un profeta itinerante ( errante) anunciando a los pueblos la llegada inminente del Reino de Dios de los cuales los pobres y humildes serian los primeros beneficiados para participar del Reino y que condena a los ricos que no se preocupan o se muestran indiferentes frente al pobre como la parábola de Lázaro y el Rico; puede ser que si creemos firmemente en todo esto , ¿podamos participar, alabar y enseñar el neoliberalismo sin tener cuenta al pobre?

Muchos otra vez argumentaran que las grandes compañías o empresarias hacen donaciones o actividades caritativas para ayudar al pobre , pero si prestamos atención al concepto de caridad en los Evangelios, los actos caritativos responden ante una necesidad urgente que necesita ser respondida en ese momento , incluso en las colectas de las Iglesias que recaudan a los pobres de la Iglesia de Jerusalén como lo testimonia la carta a los gálatas es porque la Iglesia no tenia poder de decisión en la sociedad , pero de ahí a que los que tienen el poder económico hagan donaciones solamente para calmar la pobreza generada por el sistema económico que ellos defienden , existe mucha diferencia.

Sería iluso de mi parte pedir un cambio ahora, pero si hago una llamada a todos los cristianos a que desde sus actividades cotidianas y desde sus profesiones, siempre hagan de la economía una herramienta para conseguir el bienestar del hombre a través del correcto uso y administración de los bienes y no solo preocuparse del beneficio pensando que la finalidad de la economía en vez de ser el bienestar del hombre es generar beneficios a las empresas, porque se puede generar beneficios a costa de despedir personas y esto desvirtúa el concepto de economía.

Saludos y bendiciones
Luis Breña

No hay comentarios:

Publicar un comentario