jueves, 9 de mayo de 2013

Los apócrifos y la Biblia.


Muchas veces cuando se hace un taller o un curso de introducción a la Biblia cuando se explica o se trata el tema del canon del A.T y. N.T se menciona de manera no muy profunda los libros apócrifos tanto del A.T como del N.T Debido a que la Iglesia no los considera inspirados por Dios no se trata de manera muy profunda su contenido, teología o a qué tipo de comunidad se dirigía.
Al tratarlo de manera tan superficial me da la impresión que la idea que se lleva una persona de los apócrifos es que no se incluyeron en el canon fue porque cuentan hechos muy fantasiosos o que tienen errores doctrinales pero no sabemos específicamente cuales son esos esos errores doctrinales. Tendemos a pensar que el A.T y N.T forman un corpus doctrinal uniforme frente a la teología errónea de los apócrifos cuando esto es lo contrario, la teología de los libros canónicos no es uniforme, en los estudios bíblicos se hablan de teologías del A.T y N.T, y hay que tener en cuenta esto se habla de teologías en plural. Es la Iglesia quien a partir del culmen de la revelación de Jesucristo quien por la guía del Espíritu Santo va formulando una doctrina formal y sistemática, y es frente a grupos cristianos heréticos donde va definiendo su canon.

Un estudio más detallado del canon nos ayudará a descubrir que algunos libros canónicos como la carta a los hebreos y el apocalipsis de Juan se demoraron en entrar el canon el primero en la Iglesia de Occidente y el segundo en la Iglesia Griega. Algunos apócrifos como la carta a Bernabé , el pastor de Hermas o la carta a los de Laodicea irán considerados inspirados por algunos cristianos en los primeros siglos.

Podemos decir que tenemos un canon oficial y definido para toda la Iglesia en el concilio de Trento antes de este concilio solo se había definido el canon el concilios regionales como Hipona y Cartago en el siglo IV. La recepción del A.T fue un poco complejo , en la época de Jesús no existía un canon definido entre los judíos ,ya sea dentro y fuera de Palestina , los libros considerados deutero canónicos o que se encontraban en la versión de los LXX eran usados en las sinagogas. Un dato que se nos escapa muchas veces es que los saduceos quienes controlaban el sanedrín y el sacerdocio en Jerusalén creían solo en la Torá, rechazando los libros de los profetas y los demás escritos y aunque los fariseos discrepaban con ellos, jamás los dejaron de reconocer como judíos.

Por tanto el judaísmo en la época de Jesús no era uniforme y no poseían canon cerrado. Recién en la asamblea de Yamia , a finales de los 90 se reconoció como inspirados los 22 libros del A.T en parte porque en esa época se disponían copias en hebreo de tales libros, se rechazó los deutero-canónicos porque en esa época se pensaba que todos ellos se escribieron en griego. Debido al conservadurismo que adoptaron frente a la destrucción del Templo de Jerusalén se aferraron a lo único que les quedaba, las Sagradas Escrituras, esto provocó también en parte su rechazo a los libros que se encontraban en los LXX, eran usados por los cristianos para probar que Jesús era el Mesías esto sumado a que los radicales fariseos se empeñaron en creer que Dios solo podía revelarse en Hebreo. Esto dio origen a que varios libros de la LXX se considerasen apócrifos aunque el canon propuesto en Yamia tardo en aceptarse de manera plena hasta el siglo II. Sin embargo esto no impidió que muchos de los apócrifos del A.T fueran producto de reelaboraciones cristianas.

Así también los libros apócrifos del N.T fueron usados para la piedad popular como el proto-evangelio de Santiago o el tránsito de María y otros eran escritos por grupos heréticos para defender su doctrina como el evangelio de Judas, el evangelio de Tomás o el evangelio de Felipe. En fin quien quiera profundizar en el estudio de los apócrifos, dispone en español de la monumental obra iniciada por el Pbro. Alejandro Diez Macho y continuada por el Dr. Antonio Piñero, hasta el momento ha salido el tomo VI y se espera el último tomo. En cuanto a los apócrifos del N.T existen buenas traducciones al español como, todos los evangelios del Dr. Antonio Piñero. Espero que este artículo los anime también a realizar en un estudio crítico y a profundidad de los apócrifos para poder entender su impacto en el N.T y también la influencia de este en varios apócrifos.

Saludos.

Luis Breña.

2 comentarios:

  1. Interesante tu publicacion pero muchas faltas ortograficas. Por favor, si pudieras corregir el texto, seria genial. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Listo ya esta corregido , gracias !!!

    ResponderEliminar