domingo, 25 de mayo de 2014

Las riquezas del Rey Salomón , ¿una bendición de Dios o el principio de su ruina?

Hola , espero que estén bien , ha pasado mucho tiempo desde que escribo un artículo, y he decidido escribir sobre algo que me pareció interesante, cuando leía un pasaje del libro del Deuteronomio y es el pasaje de Dt 17, 14-20 donde regula el comportamiento de un rey si el pueblo decide elegir uno:

Dt 17:14 Si cuando llegues a la tierra que Yahveh tu Dios te da, la tomes en posesión y habites en ella, dices: «Querría poner un rey sobre mí como todas las naciones de alrededor».
Dt 17:15 deberás poner sobre ti un rey elegido por Yahveh, y a uno de entre tus hermanos pondrás sobre ti como rey; no podrás darte por rey a un extranjero que no sea hermano tuyo.
Dt 17:16 Pero no ha de tener muchos caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto para aumentar su caballería, porque Yahveh os ha dicho: «No volveréis a ir jamás por ese camino.»
Dt 17:17 No ha de tener muchas mujeres, cosa que podría descarriar su corazón. Tampoco deberá tener demasiada plata y oro.
Dt 17:18 Cuando suba al trono real, deberá escribir esta Ley para su uso, copiándola del libro de los sacerdotes levitas.
Dt 17:19 La llevará consigo; la leerá todos los días de su vida para aprender a temer a Yahveh su Dios, guardando todas las palabras de esta Ley y estos preceptos, para ponerlos en práctica.
Dt17:20 Así su corazón no se engreirá sobre sus hermanos y no se apartará de estos mandamientos ni a derecha ni a izquierda. Y así prolongará los días de su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.

Es interesante que el texto describe tres actitudes negativas que lo vemos en un rey de Israel.

Primero: Dt 17:16 Pero no ha de tener muchos caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto para aumentar su caballería, porque Yahveh os ha dicho: «No volveréis a ir jamás por ese camino.»
Segundo: Dt 17:17 No ha de tener muchas mujeres, cosa que podría descarriar su corazón.
Tercero: Tampoco deberá tener demasiada plata y oro.

Estas  tres características las vemos en el Rey Salomon en el Segundo Libro de Los Reyes. Específicamente 1 Re 10, 14- 11,13.

Después del episodio de la visita de la Reina de Saba a la corte del Salomón, se menciona las riquezas del Salomón, mencionando la cantidad de oro que recibía anualmente , que eran seiscientos sesenta y seis talentos de oro o la elaboración de un trono lujoso de marfil y cubierto de oro, sus copas no para el culto sino para beber de uso cotidiano eran de oro puro , el texto sigue con la mención que el texto superaba a los reyes de la tierra en riqueza y sabiduría. cosa que al parecer iba en contra de lo que nos dice Dt 17, 17
También menciona los carros y los caballos del rey , incluso menciona el costo de un carro importado de Egipto que era de seiscientos siclos de plata y un caballo costaba en Egipto cincuenta siclos de plata, cosa que era prohibida por el libro del Deuteronomio , cf Dt 17,16
Pero la acumulación de riquezas y de carros y caballos es solo el inicio , lo que hace que el rey caiga en desgracia es tener muchas esposas y concubinas , prohibida por el mismo pasaje de Dt 17, 17 que lo llevara a la practica idolátrica influenciado por las creencias paganas de sus esposas y concubinas. El texto de 1 Re 11, 4 nos dice que Salomón desvió su corazón tras otros dioses y curiosamente es una expresión parecida que nos dice Dt 17,17, sobre la consecuencia de que el rey tenga demasiadas mujeres , que no es otra cosa que descarriar su corazón.

Es importante tener esto claro , porque muchas veces se intrepeta el pasaje del capitulo 10 del primer libro de Reyes, como una bendición de Dios , todas las riquezas de Salomón y probablemente lo hagan basados en que al inicio el capitulo 10 , la Reina de Saba bendice a Salomón en nombre de Yahvé al ver las riquezas y la sabiduría de Salomón: 1Re 10:9 Bendito Yahveh tu Dios que se ha complacido en ti y te ha colocado en el trono de Israel para siempre, a causa del amor de Yahveh a Israel, y te ha puesto como rey para administrar derecho y justicia.»
Sin embargo las riquezas que se describen a partir de 1 Re 10, 14, son exorbitantes, que llegan al lujo, cosa que la ley del Deuteronomio lo prohíbe.

El Rey de Salomón viene a ser un ejemplo , de como una persona a pesar de recibir un gran don , como lo es la sabiduría, puede corromperse debido al lujo desmedido de las riquezas, el tener gran cantidad de mujeres teniendo como consecuencia la idolatría.

Espero que este artículo sea de utilidad para comprender que  tener  riquezas y lujos en exceso puede descarriar nuestro corazón cf Dt 17,17  y hacer que nuestro corazón se engría sobre nuestros hermanos cf Dt 17, 20. Podemos ser como el Rey Salomón sabio o el Rey Salomón corrompido por el poder.

Saludos

Luis Breña

No hay comentarios:

Publicar un comentario