martes, 22 de diciembre de 2009

La Navidad en nuestros dias

En la actualidad en el mes de diciembre, la televisión nos bombardea con anuncios de tiendas o empresas deseando una Feliz Navidad, pero implícitamente te piden comprar en sus tiendas o usar sus productos y es que no es novedad, que desde hace varias décadas la navidad se ha convertido en consumismo.

Pero para mí ese, no es el mayor problema, sino que en estos comerciales se promociona la idea, que en navidad la gente cambia, es buena, comparte, pero solo lo reducen a esta época del año, es una idea implícita pero el mensaje es captado por la mayoría, a tal punto que entre las personas surgen frases como... '' Por navidad voy a hacer una buena acción'' o ''por navidad, vamos a realizar una obra de acción social en favor de los pobres''.
Esto es grave, por q el ser bueno y caritativo con los demás para un cristiano, debe ser todos los días del año.
Debemos tener presente que la navidad es una fiesta y un tiempo litúrgico. Por tanto no puede vivirse al margen de la liturgia ni de la vida de la Iglesia, reduciéndolo a un simple tiempo de ser bueno o a un compartir familiar.

El centro de la Navidad es Cristo, la Navidad consiste en celebrar el misterio de la encarnación del Verbo de Dios y como eligió venir al mundo de la forma más humilde, como un bebé que nace en un establo y duerme por primera vez en un pesebre.

Me permito citar la homilía por Navidad del Papa Juan Pablo II, en el 2003:

''Nace un Niño. Aparentemente, uno de tantos niños del mundo. Nace un Niño en un establo de Belén. Nace, pues, en una condición de gran penuria: pobre entre los pobres.
Pero Aquél que nace es "el Hijo" por excelencia: Filius datus est nobis. Este Niño es el Hijo de Dios, de la misma naturaleza del Padre. Anunciado por los profetas, se hizo hombre por obra del Espíritu Santo en el seno de una Virgen, María...
... "Y la Palabra se hizo carne" (Jn 1,14). En esta noche extraordinaria la Palabra eterna, el "Príncipe de la paz" (Is 9,5), nace en la mísera y fría gruta de Belén...''

Como una fiesta litúrgica que surge en la Iglesia Católica, celebremos pues conforme establece el calendario litúrgico y dentro de la comunidad eclesial, la navidad no es una fecha, es un tiempo de fiesta, que empieza con Adviento, que es cuatro domingos antes de Navidad, sigue la fiesta de la Natividad del Señor con la tradicional Misa de gallo la noche del 24 y que culmina a la medianoche. De ahí prosigue la fiesta de Epifanía que se celebra el 6 de enero aunque en algunas diócesis se traslade al Segundo Domingo después de Navidad y el Bautismo de Nuestro Señor (domingo siguiente a Epifanía), con el que termina el tiempo litúrgico de la Navidad.

Saludos y Bendiciones

Luis Breña

1 comentario:

  1. Asi es lalito , muy cierto lo q dics Feliz navidad! jojojojo

    ResponderEliminar