martes, 25 de octubre de 2016

¿Por qué San Pablo une el pecado de idolatría y el de los actos homosexuales en la carta a los Romanos?

Estimados lectores, en esta oportunidad quiero tratar un tema que creo no ha sido muy explorado y es porque razón San Pablo en el capitulo uno de Romanos, une el pecado de idolatría al pecado de los actos homosexuales.
Comúnmente se dice que San Pablo tiene en mente cuando condena el pecado de idolatria el pasaje de Dt 4,15-18 y  la prohibición de levítico 18,22, cuando habla del pecado de cometer actos sexuales con personas del mismo sexo.
En este articulo quiero proponer, si es que otro no lo ha hecho con anterioridad, que San Pablo tiene en mente el pasaje de Gn 1,26-28

En las columnas de abajo, tenemos un comparativo entre Rom 1,23-27 y Gn 1,26-28, cada palabra que se repite en ambos textos están sombreados del mismo color y son palabras claves para la comprensión del texto.

Texto de la columna, Rom 1,23-27 (NA28) 

23καὶ ἤλλαξαν τὴν δόξαν τοῦ ἀφθάρτου θεοῦ ἐν ὁμοιώματι εἰκόνος φθαρτοῦ ἀνθρώπου καὶ πετεινῶν καὶ τετραπόδων καὶ ἑρπετῶν.  24Διὸ παρέδωκεν αὐτοὺς ὁ θεὸς ἐν ταῖς ἐπιθυμίαις τῶν καρδιῶν αὐτῶν εἰς ἀκαθαρσίαν τοῦ ἀτιμάζεσθαι τὰ σώματα αὐτῶν ἐν αὐτοῖς•
25οἵτινες μετήλλαξαν τὴν ἀλήθειαν τοῦ θεοῦ ἐν τῷ ψεύδει καὶ ἐσεβάσθησαν καὶ ἐλάτρευσαν τῇ κτίσει παρὰ τὸν κτίσαντα, ὅς ἐστιν εὐλογητὸς εἰς τοὺς αἰῶνας, ἀμήν. 26Διὰ τοῦτο παρέδωκεν αὐτοὺς ὁ θεὸς εἰς πάθη ἀτιμίας, αἵ τε γὰρ θήλειαι αὐτῶν μετήλλαξαν τὴν φυσικὴν χρῆσιν εἰς τὴν παρὰ φύσιν,
27ὁμοίως τε καὶ οἱ ἄρσενες ἀφέντες τὴν φυσικὴν χρῆσιν τῆς θηλείας ἐξεκαύθησαν ἐν τῇ ὀρέξει αὐτῶν εἰς ἀλλήλους, ἄρσενες ἐν ἄρσεσιν τὴν ἀσχημοσύνην κατεργαζόμενοι καὶ τὴν ἀντιμισθίαν ἣν ἔδει τῆς πλάνης αὐτῶν ἐν ἑαυτοῖς ἀπολαμβάνοντες.
Texto de la columna, Gn 1,26-28 (LXX Rahlfs /Hanhart) 
26καὶ εἶπεν ὁ θεός Ποιήσωμεν ἄνθρωπον κατ᾽ εἰκόνα ἡμετέραν καὶ καθ᾽ ὁμοίωσιν, καὶ ἀρχέτωσαν τῶν ἰχθύων τῆς θαλάσσης καὶ τῶν πετεινῶν τοῦ οὐρανοῦ καὶ τῶν κτηνῶν καὶ πάσης τῆς γῆς καὶ πάντων τῶν ἑρπετῶν τῶν ἑρπόντων ἐπὶ τῆς γῆς.
27καὶ ἐποίησεν ὁ θεὸς τὸν ἄνθρωπον, κατ᾽ εἰκόνα θεοῦ ἐποίησεν αὐτόν, ἄρσεν καὶ θῆλυ ἐποίησεν αὐτούς.
28καὶ ηὐλόγησεν αὐτοὺς ὁ θεὸς λέγων Αὐξάνεσθε καὶ πληθύνεσθε καὶ πληρώσατε τὴν γῆν καὶ κατακυριεύσατε αὐτῆς καὶ ἄρχετε τῶν ἰχθύων τῆς θαλάσσης καὶ τῶν πετεινῶν τοῦ οὐρανοῦ καὶ πάντων τῶν κτηνῶν καὶ πάσης τῆς γῆς καὶ πάντων τῶν ἑρπετῶν τῶν ἑρπόντων ἐπὶ τῆς γῆς. )



























En Romanos, sobre el pecado de idolatría, las palabras que aparecen en el pasaje de Génesis son las siguientes:
ὁμοιώματι: proviene de la palabra ὁμοίωμα, que significa semejanza o semejante.
εἰκόνος: proviene de la palabra εἰκών , que significa icono o imagen.
ἀνθρώπου: proviene de la palabra ἄνθρωπος , que significa ser humano y hombre (varón y mujer)
πετεινῶν: proviene de πετεινόν, que significa aves.
ἑρπετῶν: proviene de ἑρπετόν y significa reptil o serpiente.
Aparte en romanos aparece la palabra τετραπόδων que se traduce como cuadrúpedos y en Génesis aparece la palabra κτηνων que se traduce como bestias o animales de carga, palabras que son semejantes y expresan la misma idea.
De este paralelo podemos sacar las siguientes conclusiones:
Para San Pablo, el pecado de idolatría, esto es dar culto a las imágenes a semejanza del hombre o animales ( aves, cuadrúpedos y reptiles) en lugar de Dios, contraviene el mandado de Gn 1.26 donde el hombre en representación de Dios le es dada la autoridad se someter al creación que incluye, aves, bestias y reptiles. La idolatría es una manera de invertir la orden de Dios, porque el hombre mediante esto, se somete a las criaturas en vez de ejercer dominio sobre ellos.
Sobre el pecado de los actos sexuales con personas del mismo sexo, estas son las palabras en común:
θήλειαι: proviene de la palabra θῆλυς que significa mujer o hembra.
ἄρσενες: proviene de la palabra ἄῤσην que significa varón o macho.
Para San Pablo las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, viene a contravenir el mandato de que tanto el ἄῤσην (varón/macho) y la θῆλυς (hembra/mujer) sean fecundos en el acto sexual, es por eso que insiste en su argumentación, en el uso de estas dos palabras para designar al hombre como macho y hembra para recordar, la creación de hombre y su mandato de fecundidad y dominio sobre la creación en Gn 1,27-28.

Esta es la razón por la cual San Pablo une el pecado de idolatría al pecado de los actos sexuales entre personas del mismo sexo, porque los ve como una inversión al mandato de Gn 1,28 donde une,  en una sola frase , el mandado de ser fecundos y de someter a las criaturas:

Gn 1:28  Y los bendijo Dios, y les dijo Dios: «Sean fecundos y multiplíquense y llenen la tierra y sometanla; manden en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.»

La intención de San Pablo al tratar estos temas que afectaban a la sociedad de su tiempo, es dar una respuesta desde la voluntad de Dios que es manifiesta desde el principio, por eso no basó su argumentación en Levítico sino en la universalidad que ofrece el libro del Génesis.
Y esto es coherente con el uso de este libro para otras argumentaciones doctrinales que ofrece la carta, como la propagación del pecado a causa de un hombre y la salvación a causa de uno , basandose en una lectura de Gn 2 y su argumentación sobre la justificación, no solo a Israel sino a los pueblos gentiles, basados en una lectura de la historia de Abraham y sus hijos, tomado del mismo libro del Génesis.
El argumento de la universalidad del génesis, para condenar el pecado de idolatría y los actos sexuales entre personas del mismo sexo, es usado por que su público que es cristiano, de origen gentil, y viven en un mundo pagano, que no está obligado a cumplir la ley mosaica (Lv 18,18) pero si esta llamado a cumplir, el mandato dado en la creación del hombre, que no está limitado al pueblo judío.

Espero que este pequeño estudio sobre la homosexualidad, sirva como una base para estudios posteriores.

Saludos

Luis Breña




domingo, 16 de octubre de 2016

Como vivir la eucaristía desde la plegaria eucarística II


Tema: como vivir la eucaristía desde la plegaria eucarística II
Para vivir de manera consciente la eucaristía debemos saber qué es lo que celebramos, y para que lo hacemos, solo así tendremos claro que nos exige  la Misa. Cuando el sacerdote dice: pueden ir en paz, es un envío a la vida para vivir lo que celebramos.
La Plegaria Eucarística, conocida en la tradición oriental como Anaphora (“ofrenda”), es el “corazón” y el “culmen” de la celebración de la Santa Misa, como explica el Catecismo de la Iglesia Católica. En la tradición romana, la Plegaria Eucaristíca tomó el nombre de Canon Missae (“Canon de la Misa”), expresión que se remonta al menos al papa Vigilio (537-555).
La Anáfora o Canon es una larga oración que tiene forma de acción de gracias (eucharistia), conformada al ejemplo de Cristo mismo durante la Última Cena, cuando Jesús tomó el pan y el Cáliz y “dio gracias” (Mt 26,27; Mc 14,23; Lc 22,19; 1Cor 11,23).
San Cipriano de Cartago (muerto en 258), uno de los testigos más importantes de la tradición latina, enfatizó que el celebrante debe imitar de cerca los actos y las palabras que el Señor usó en aquella ocasión, y de los cuales depende la validez de los sacramentos.
A partir de la plegaria eucarística II, vamos a profundizar en la eucaristía, para poder vivirla mejor en nuestra vida cotidiana

Prefacio:
 V/ El Señor esté con vosotros.
R/ Y con tu espíritu.
V/ Levantemos el corazón.
R/ Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/ Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
Reflexión:
Nos disponemos a elevar nuestro espíritu al cielo, cuando el sacerdote dice: levantemos el corazón  no significa que solo nos paramos de las bancas, es un signo de que nuestra persona, nuestros pensamientos entren en sintonía con Dios. ¿Vamos a misa siendo conscientes de lo que celebramos?, ¿o voy solo por cumplir una norma? ¿Tengo buena disposición para participar de la misa?

R/ Es justo y necesario. En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias, Padre Santo, siempre y en todo lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado. Por él, que es tu Palabra, hiciste todas las cosas; tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor.
Reflexión:
Damos gracias por lo que Dios por nosotros a través de Jesús: la creación y la redención
Sobre la creación: ‘‘Por él, que es tu Palabra, hiciste todas las cosas’’ cf Jn1,3
¿Valoramos la creación? ¿La cuidamos o contribuyo con la contaminación? El cuidado de la ecología no es una moda, es un deber de todo cristiano, porque es obra de Dios, de la cual nosotros somos administradores:
Gn 1:26  Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las reptiles que reptan por la tierra.
Gn 1:27  Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, machos y hembra los creó
Sobre la redención: ‘‘tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor. ’’
¿Comprendemos la magnitud y el alcance de la expresión: fue hecho hombre? ¿Creemos con todo lo que implica que Jesús nació de una virgen, por obra de Dios? Si Dios optó por hacerse uno de nosotros. ¿Me valoro como ser humano?, ¿Cómo es mi trato con las demás personas?, ¿tengo una concepción pesimista u optimista de la humanidad?

Él, en cumplimiento de tu voluntad, para destruir la muerte y manifestar la resurrección, extendió sus brazos en la cruz, y así adquirió para ti un pueblo santo.
Reflexión:
Jesús funda la Iglesia y le da su identidad, sentido y misión con su muerte en la cruz y su resurrección. ¿Valoramos el precio que pagó Jesús por la Iglesia? ¿Valoro y aprecio a la Iglesia como obra de Jesucristo? Si la Iglesia es un pueblo santo, ¿vivo conformo a la voluntad de Dios?, ¿me relaciono y trato a los demás miembros de la Iglesia como mis hermanos en Cristo?

Por eso, con los ángeles y los santos, proclamamos tu gloria, diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.
Reflexión:
La misa es el cielo en la tierra, cuando participamos de la eucaristía, en verdad estamos juntos  con los ángeles y los santos que ya participan de la visión de Dios, para cantar  las alabanzas a la Santísima Trinidad. Es por eso que la Misa es un anticipo de lo que es el cielo. Esta expresión no solo está en la plegaria por su belleza poética sino porque expresa una verdad teológica. ¿Somos conscientes de lo que vivimos en la Misa?, ¿Cómo me comporto en Misa?, ¿la Misa la vivo como una práctica personalista o la vivo en comunidad? ¿Trato de vivir mi vida entera como una alabanza a Dios?

La epíclesis:
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que sean para nosotros Cuerpo y † Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.
Relato de la institución:
El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote gracias lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.
Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL, PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Reflexión:
La conversión del pan y vino en cuerpo y sangre de Jesús ,es obra del Espíritu Santo, por tanto es un don de Dios, no es producto de la imaginación de los participantes o una conversión subjetiva.
Es una iniciativa divina, comer y tomar del cuerpo del Señor, significa ser uno con Jesús. Y al estar unidos él, estamos en comunión con la Santísima Trinidad y con toda la Iglesia que participa de la eucaristía.
¿Asumo mi compromiso de unirme a Jesús?, ¿Qué implicancias tiene en mi vida cotidiana?, ¿actúo como si estuviera unido a Cristo o todo lo contrario?

Anamnesis
V/ Éste es el sacramento de nuestra fe.
R/ Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!
Reflexión:
Sacramento de nuestra fe, anunciar tu muerte y proclamar tu resurrección: La eucaristía es el resumen de nuestra fe,  es el signo de la esencia de la fe cristiana. ¿Mi vida es signo de lo que vivo en misa, cuando decimos anunciamos tu muerte y proclamamos tu resurrección queremos afirmar que la eucaristía también tiene una  misión evangelizadora, en ella anunciamos no con palabras sino en el acto de comer y beber que Jesús ha muerto y resucitado por nosotros.
 ¿Nuestra vida tiene un sentido misionero?, ¿damos testimonio con nuestra vida, que Jesús ha resucitado?
¡Ven, Señor Jesús! Cf. Ap 22,20: implica pedir que Jesús venga como juez, para que a la medida del amor, seamos juzgados por nuestra fe y obras. ¿Vivimos de manera coherente, para ser juzgados en el amor sin ningún temor?

Así pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.
Reflexión:
La dignidad de servir a Dios en su presencia, es una dignidad que la perdimos por el pecado de nuestros primeros padres pero que la recobramos con Jesucristo. ¿Vivo de manera digna, en mi familia, amigos y en el trabajo?, ¿vivimos agradecidos porque Dios nos restituye nuestra dignidad?

Intercesiones
Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo. Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; y con el Papa N., con nuestro Obispo N., y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.
Reflexión:
Vivir en la unidad: Pedimos al Espíritu Santo vivir en unidad los que participamos de la eucaristía, porque eso es precisamente lo que expresa la eucaristía: comunión de personas.
¿Vivimos en unidad entre los católicos? ¿Qué hechos en concreto no expresa la unidad que pedimos en nuestra vida diaria?
El pueblo santo y la jerarquía: Recordamos que son el Papa y los obispos los que tienen la función de ser pastores de la Iglesia. ¿Veo a los Obispos como mis pastores? ¿O simplemente como una autoridad a la debo obedecer por ser  católico? También pedimos que sea el Espíritu Santo quien nos lleve a la perfección del amor. ¿Me dejo guiar por el amor de Dios? ¿O me guio por mis odios, envidias, motivaciones personales? ¿Me dejo guiar hacia la perfección del amor en mi vida cotidiana?

Acuérdate también de nuestros hermanos que durmieron en la esperanza de la resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a contemplar la luz de tu rostro.
Reflexión:
La oración por los difuntos expresa que la unidad de la Iglesia no acaba con la muerte.  Nuestra fe cristiana nos dice que no todo acaba en esta vida, sino que estamos hechos para el cielo. Al estar en comunión con la Iglesia, creemos que los que han muerto no dejan de formar parte de ella, por eso movidos por el amor y apelando a la misericordia de Dios, le pedimos que los admita estar en su presencia.
Algún día,  todos contemplaremos la luz de su rostro, esa es una definición de cielo, contemplar extasiados el rostro de Dios, que es una luz que no se apaga.
¿Me acuerdo de mis hermanos en la fe que ya han partido de este mundo? ¿Pido por ellos?

Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.
Reflexión:
Los santos son los que vivieron una amistad con Jesús:
Jn 15:15  No los llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre los lo he dado a conocer.

Los que estamos vivos en este mundo, pedimos misericordia para participar lo que los santos ya estar experimentando en el cielo: la vida eterna y alabar a Dios
¿Cómo es mi relación con Jesús? ¿Lo considero mi amigo o un siervo que solo cumple mandamientos y órdenes? ¿Tengo a los santos como ejemplo de tener una amistad con Jesús?

Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
Reflexión:
El honor y la gloria dada a Dios no se limitan solo al culto y la liturgia o en nuestra vida de oración sino en nuestra relación con las demás personas, es buscar que todos los hombres y mujeres puedan ver a Dios.
La gloria de Dios es una expresión bíblica, que significa el rostro de Dios
Éxo 33:18  Entonces dijo Moisés: "Déjame ver, por favor, tu gloria".
Éxo 33:19  Él le contestó: "Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el nombre de Yahveh; pues hago gracia a quien hago gracia y tengo misericordia con quien tengo misericordia".
Éxo 33:20  Y añadió: "Pero mi rostro no podrás verlo; porque no puede verme el hombre y seguir viviendo".
Éxo 33:21  Luego dijo Yahveh: "Mira, hay un lugar junto a mí; tú te colocarás sobre la peña.
Éxo 33:22  Y al pasar mi gloria, te pondré en una hendidura de la peña y te cubriré con mi mano hasta que yo haya pasado.
Éxo 33:23  Luego apartaré mi mano, para que veas mis espaldas; pero mi rostro no se puede ver".
San Ireneo: "La gloria de Dios es el hombre viviente; la vida del hombre es la visión de Dios"
Para el cristiano la gloria de Dios se hace visible en la humanidad de Jesús y ahora que la humanidad ha sido redimido por Jesucristo por medio del gracia del bautismo, el hombre redimido por la gracia hace visible la gloria de Dios, se convierta en una visión de Dios para el mundo.

Amén.
Reflexión: amén significa así sea, y es señal de conformidad de todo lo que se ha dicho y creído a través de la plegaria eucarística. Que nuestro amén no se convierta en una palabra repetitiva y sin sentido sino que sea señal de compromiso a vivir nuestra fe



Saludos
Luis Breña

Como vivir la eucaristía desde la plegaria eucarística II

Para vivir de manera consciente la eucaristía, debemos saber qué es lo que celebramos, y para que lo hacemos. Solo así tendremos claro que nos exige  la Misa. Cuando el sacerdote dice: pueden ir en paz, es un envío a la vida para vivir lo que celebramos.
La Plegaria Eucarística, conocida en la tradición oriental como Anaphora (“ofrenda”), es el “corazón” y el “culmen” de la celebración de la Santa Misa, como explica el Catecismo de la Iglesia Católica. En la tradición romana, la Plegaria Eucaristíca tomó el nombre de Canon Missae (“Canon de la Misa”), expresión que se remonta al menos al papa Vigilio (537-555).
La Anáfora o Canon es una larga oración que tiene forma de acción de gracias (eucharistia), conformada al ejemplo de Cristo mismo durante la Última Cena, cuando Jesús tomó el pan y el Cáliz y “dio gracias” (Mt 26,27; Mc 14,23; Lc 22,19; 1Cor 11,23).
San Cipriano de Cartago (muerto en 258), uno de los testigos más importantes de la tradición latina, enfatizó que el celebrante debe imitar de cerca los actos y las palabras que el Señor usó en aquella ocasión, y de los cuales depende la validez de los sacramentos.
A partir de la plegaria eucarística II, vamos a profundizar en la eucaristía, para poder vivirla mejor en nuestra vida cotidiana

Prefacio:
 V/ El Señor esté con vosotros.
R/ Y con tu espíritu.
V/ Levantemos el corazón.
R/ Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/ Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
Reflexión:
Nos disponemos a elevar nuestro espíritu al cielo, cuando el sacerdote dice: levantemos el corazón  no significa que solo nos paramos de las bancas, es un signo de que nuestra persona, nuestros pensamientos entren en sintonía con Dios. ¿Vamos a misa siendo conscientes de lo que celebramos?, ¿o voy solo por cumplir una norma? ¿Tengo buena disposición para participar de la misa?

R/ Es justo y necesario. En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias, Padre Santo, siempre y en todo lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado. Por él, que es tu Palabra, hiciste todas las cosas; tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor.
Reflexión:
Damos gracias por lo que Dios por nosotros a través de Jesús: la creación y la redención
Sobre la creación: ‘‘Por él, que es tu Palabra, hiciste todas las cosas’’ cf Jn1,3
¿Valoramos la creación? ¿La cuidamos o contribuyo con la contaminación? El cuidado de la ecología no es una moda, es un deber de todo cristiano, porque es obra de Dios, de la cual nosotros somos administradores:
Gn 1:26  Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las reptiles que reptan por la tierra.
Gn 1:27  Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, machos y hembra los creó
Sobre la redención: ‘‘tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor. ’’
¿Comprendemos la magnitud y el alcance de la expresión: fue hecho hombre? ¿Creemos con todo lo que implica que Jesús nació de una virgen, por obra de Dios? Si Dios optó por hacerse uno de nosotros. ¿Me valoro como ser humano?, ¿Cómo es mi trato con las demás personas?, ¿tengo una concepción pesimista u optimista de la humanidad?

Él, en cumplimiento de tu voluntad, para destruir la muerte y manifestar la resurrección, extendió sus brazos en la cruz, y así adquirió para ti un pueblo santo.
Reflexión:
Jesús funda la Iglesia y le da su identidad, sentido y misión con su muerte en la cruz y su resurrección. ¿Valoramos el precio que pagó Jesús por la Iglesia? ¿Valoro y aprecio a la Iglesia como obra de Jesucristo? Si la Iglesia es un pueblo santo, ¿vivo conformo a la voluntad de Dios?, ¿me relaciono y trato a los demás miembros de la Iglesia como mis hermanos en Cristo?
Por eso, con los ángeles y los santos, proclamamos tu gloria, diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.
Reflexión:
La misa es el cielo en la tierra, cuando participamos de la eucaristía, en verdad estamos juntos  con los ángeles y los santos que ya participan de la visión de Dios, para cantar  las alabanzas a la Santísima Trinidad. Es por eso que la Misa es un anticipo de lo que es el cielo. Esta expresión no solo está en la plegaria por su belleza poética sino porque expresa una verdad teológica. ¿Somos conscientes de lo que vivimos en la Misa?, ¿Cómo me comporto en Misa?, ¿la Misa la vivo como una práctica personalista o la vivo en comunidad? ¿Trato de vivir mi vida entera como una alabanza a Dios?

La epíclesis:
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que sean para nosotros Cuerpo y † Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.
Relato de la institución:
El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote gracias lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.
Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL, PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Reflexión:
La conversión del pan y vino en cuerpo y sangre de Jesús ,es obra del Espíritu Santo, por tanto es un don de Dios, no es producto de la imaginación de los participantes o una conversión subjetiva.
Es una iniciativa divina, comer y tomar del cuerpo del Señor, significa ser uno con Jesús. Y al estar unidos él, estamos en comunión con la Santísima Trinidad y con toda la Iglesia que participa de la eucaristía.
¿Asumo mi compromiso de unirme a Jesús?, ¿Qué implicancias tiene en mi vida cotidiana?, ¿actúo como si estuviera unido a Cristo o todo lo contrario?

Anamnesis
V/ Éste es el sacramento de nuestra fe.
R/ Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!
Reflexión:
Sacramento de nuestra fe, anunciar tu muerte y proclamar tu resurrección: La eucaristía es el resumen de nuestra fe,  es el signo de la esencia de la fe cristiana. ¿Mi vida es signo de lo que vivo en misa, cuando decimos anunciamos tu muerte y proclamamos tu resurrección queremos afirmar que la eucaristía también tiene una  misión evangelizadora, en ella anunciamos no con palabras sino en el acto de comer y beber que Jesús ha muerto y resucitado por nosotros.
 ¿Nuestra vida tiene un sentido misionero?, ¿damos testimonio con nuestra vida, que Jesús ha resucitado?
¡Ven, Señor Jesús! Cf. Ap 22,20: implica pedir que Jesús venga como juez, para que a la medida del amor, seamos juzgados por nuestra fe y obras. ¿Vivimos de manera coherente, para ser juzgados en el amor sin ningún temor?

Así pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.
Reflexión:
La dignidad de servir a Dios en su presencia, es una dignidad que la perdimos por el pecado de nuestros primeros padres pero que la recobramos con Jesucristo. ¿Vivo de manera digna, en mi familia, amigos y en el trabajo?, ¿vivimos agradecidos porque Dios nos restituye nuestra dignidad?

Intercesiones
Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo. Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; y con el Papa N., con nuestro Obispo N., y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.
Reflexión:
Vivir en la unidad: Pedimos al Espíritu Santo vivir en unidad los que participamos de la eucaristía, porque eso es precisamente lo que expresa la eucaristía: comunión de personas.
¿Vivimos en unidad entre los católicos? ¿Qué hechos en concreto no expresa la unidad que pedimos en nuestra vida diaria?
El pueblo santo y la jerarquía: Recordamos que son el Papa y los obispos los que tienen la función de ser pastores de la Iglesia. ¿Veo a los Obispos como mis pastores? ¿O simplemente como una autoridad a la debo obedecer por ser  católico? También pedimos que sea el Espíritu Santo quien nos lleve a la perfección del amor. ¿Me dejo guiar por el amor de Dios? ¿O me guio por mis odios, envidias, motivaciones personales? ¿Me dejo guiar hacia la perfección del amor en mi vida cotidiana?

Acuérdate también de nuestros hermanos que durmieron en la esperanza de la resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a contemplar la luz de tu rostro.
Reflexión:
La oración por los difuntos expresa que la unidad de la Iglesia no acaba con la muerte.  Nuestra fe cristiana nos dice que no todo acaba en esta vida, sino que estamos hechos para el cielo. Al estar en comunión con la Iglesia, creemos que los que han muerto no dejan de formar parte de ella, por eso movidos por el amor y apelando a la misericordia de Dios, le pedimos que los admita estar en su presencia.
Algún día,  todos contemplaremos la luz de su rostro, esa es una definición de cielo, contemplar extasiados el rostro de Dios, que es una luz que no se apaga.
¿Me acuerdo de mis hermanos en la fe que ya han partido de este mundo? ¿Pido por ellos?

Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.
Reflexión:
Los santos son los que vivieron una amistad con Jesús:
Jn 15:15  No los llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre los lo he dado a conocer.

Los que estamos vivos en este mundo, pedimos misericordia para participar lo que los santos ya estar experimentando en el cielo: la vida eterna y alabar a Dios
¿Cómo es mi relación con Jesús? ¿Lo considero mi amigo o un siervo que solo cumple mandamientos y órdenes? ¿Tengo a los santos como ejemplo de tener una amistad con Jesús?

Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
Reflexión:
El honor y la gloria dada a Dios no se limitan solo al culto y la liturgia o en nuestra vida de oración sino en nuestra relación con las demás personas, es buscar que todos los hombres y mujeres puedan ver a Dios.
La gloria de Dios es una expresión bíblica, que significa el rostro de Dios
Éxo 33:18  Entonces dijo Moisés: "Déjame ver, por favor, tu gloria".
Éxo 33:19  Él le contestó: "Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el nombre de Yahveh; pues hago gracia a quien hago gracia y tengo misericordia con quien tengo misericordia".
Éxo 33:20  Y añadió: "Pero mi rostro no podrás verlo; porque no puede verme el hombre y seguir viviendo".
Éxo 33:21  Luego dijo Yahveh: "Mira, hay un lugar junto a mí; tú te colocarás sobre la peña.
Éxo 33:22  Y al pasar mi gloria, te pondré en una hendidura de la peña y te cubriré con mi mano hasta que yo haya pasado.
Éxo 33:23  Luego apartaré mi mano, para que veas mis espaldas; pero mi rostro no se puede ver".
San Ireneo: "La gloria de Dios es el hombre viviente; la vida del hombre es la visión de Dios"
Para el cristiano la gloria de Dios se hace visible en la humanidad de Jesús y ahora que la humanidad ha sido redimido por Jesucristo por medio del gracia del bautismo, el hombre redimido por la gracia hace visible la gloria de Dios, se convierta en una visión de Dios para el mundo.

Amén.
Reflexión: amén significa así sea, y es señal de conformidad de todo lo que se ha dicho y creído a través de la plegaria eucarística. Que nuestro amén no se convierta en una palabra repetitiva y sin sentido sino que sea señal de compromiso a vivir nuestra fe

Saludos
Luis Breña


lunes, 3 de octubre de 2016

Estudio bíblico Mt 16,18-19.

Estimados lectores.


Escribo este pequeño estudio que no pretende ser exhaustivo pero que les dara unas pistas para un estudio mas profundo.

Mt 16,18-19. (Nestle-Aland ed.28)

18κἀγὼ δέ σοι λέγω ὅτι σὺ εἶ Πέτρος, καὶ ἐπὶ ταύτῃ τῇ πέτρᾳ οἰκοδομήσω μου τὴν ἐκκλησίαν καὶ πύλαι ᾅδου οὐ κατισχύσουσιν αὐτῆς.
19δώσω σοι τὰς κλεῖδας τῆς βασιλείας τῶν οὐρανῶν, καὶ ὃ ἐὰν δήσῃς ἐπὶ τῆς γῆς ἔσται δεδεμένον ἐν τοῖς οὐρανοῖς, καὶ ὃ ἐὰν λύσῃς ἐπὶ τῆς γῆς ἔσται λελυμένον ἐν τοῖς οὐρανοῖς.

Mt 16,18-19 (Biblia de jerusalen)
18  Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 
 19  A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos."

Análisis:
En el versículo 18, Simon recibe el cambio de nombre que es explicado por el juego de palabras "tu eres Pedro(πετρος)y sobre esta piedra (πετρα) edificaré mi Iglesia" .
Se muestra la imagen de un hombre que construye una casa, οικοδομησω ,significa literalmente "edificaré una casa" el constructor es Jesús y las piedras para la edificación son las personas que integran la Iglesia. 

Pedro es la piedra base sobre la cual se construye la casa  que es la Iglesia, esta imagen de ser la piedra base es una manera de expresar el  liderazgo de Pedro en la Iglesia conferido por Jesús. Este liderazgo es confirmado en el versículo siguiente.

La puertas del Hades significa literalmente la muerte (Hades en griego),la imagen de las puertas de la muerte o las puertas del Seol es una imagen usada en el A.T y un simbolo que retrata a la muerte y la región de los muertos como una ciudad con su puerta principal, las puertas de una ciudad eran donde se libraba las batallas mas encarnizadas para la toma de una ciudad y representaba a la ciudad misma. Este simbolismo compara el poder de la iglesia como casa frente al poder de la muerte como las puertas de una ciudad.

En el versículo 19, el liderazgo y la autoridad de Pedro se explica mediante dos simbolos:

Las llaves del Reino de los cielos: las llaves es un símbolo de poder,nos remite a Isaias 22,22 donde Eliaquim el mayordomo del Palacio real recibe las llaves del Palacio por parte del rey davídico Ezequias. El paralelo es evidente Pedro, como ministro o siervo recibe las llaves del verdadero rey y sucesor de David, Jesús el Cristo para conferirle autoridad sobre la Iglesia. 
El poder de atar y desatar: es un simbolo de autoridad,las decisiones de Pedro son confirmadas por Dios ,esta potestad es compartida por los discípulos en Mt 18,18.

Saludos

Luis Breña