viernes, 26 de febrero de 2010

Las Bieventuranzas: Mt 5,6-8 (2 parte)

En esta ocasión continuaremos analizando las siguientes tres bienaventuranzas:
Mt 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
Mt 5:7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Mt 5:8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Mt 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados: a diferencia de Lucas (Lc 6,21) donde se dirige a los que padecen hambre, osea los que se encuentra en una condición de necesidad y pobreza, Mateo espiritualiza esta bienaventuranza, poniendo, hambre y sed de justicia. La justicia era la piedad del judío en el A.T y también en el judaísmo tardío, y consiste en actuar conforme a la voluntad divina, para los Fariseos la justicia se conseguía por el estricto cumplimiento de la Ley, en cambio Jesús pone la justicia como un don divino , pero a su vez la palabra dikaiosunē (justicia) en el evangelio de Mateo es entendida como una conducta humana, no solamente significa esperar pasivamente la justicia divina, la expresión tener hambre y sed tanto en ambientes judíos como helenísticos significa: anhelar algo, esforzarse por conseguirlo, de este modo se continúa con la estructura vetero-testamentaria en la cual la justicia es la conducta ordenada por Dios en virtud de la Alianza contraída con El , algo así como un código de conducta familiar.

Mt 5:7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia: los misericordiosos no deben ser entendidos solamente aquellos que dan limosnas, es ante todo una actitud frente al que sufre y está en necesidad, así también la misericordia de Dios como promesa, no debe ser entendida como actos de misericordia divina aisladas en la vida de la persona sino el acto de gracia por el cual la persona es salvada del juicio divino. En el judaísmo era muy acentuado el deber de la misericordia con el huérfano y la viuda (Dt 24,17-22) y se esperaba una recompensa de Dios quien es justo y reclama justicia, pero Jesús según Mateo parece rechazar la idea de remuneración, osea esperar de Dios un trato que se corresponda a nuestro obrar (Mt 20,1-16). Sin embargo según algunos exegetas esta cuestión de que la misericordia humana precede y motiva a la misericordia divina, es también posible.

Mt 5:8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios: los limpios de corazón es una expresión que proviene de la espiritualidad de los Salmos, Sal 24,4; 50,12; 73,1 y no se refiere tanto a la pureza moral (ausencia de pecado) o la castidad (que será una interpretación exegética de la vida monástica), sino a la rectitud y la sinceridad. El corazón en el lenguaje judío no designa una esfera interior del hombre sino el centro del querer, pensar y sentir osea algo que se exterioriza, en el judaísmo la pureza para acercarse a Dios se daba tanto en lo ritual como en lo moral, Jesús enfatiza lo importante de la pureza interior por encima y casi relativizando la pureza ritual.
El ver a Dios es la esperanza escatológica tanto del judaísmo como del cristianismo, es lo que conocemos como la visión beatífica, cuando Dios deje de ser un misterio y seamos uno con El. Es pues la bienaventuranza con la promesa más excelsa de todas.

Saludos y bendiciones
Luis Breña

martes, 16 de febrero de 2010

Las Bienaventuranzas: Mt 5,1-5 (1 parte)

Hola, en esta oportunidad, hare una análisis a la primera parte de las bienaventuranzas, que está orientada a las personas que viven en una situación previa de humildad y pobreza y que desde esta condición se encuentra aptas para recibir el Reino de Dios

Mt 5:1 Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron.
Mt 5:2 Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
Mt 5:3 «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Mt 5:4 Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
Mt 5:5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Las bienaventuranzas de Mateo Mt 5,1-12 , tienen un paralelo con las bienaventuranzas de Lucas, Lc 6,17-23 , sin embargo Lucas agrega los ayes , Lc 6,24-26. Al parecer las discrepancias en ambos evangelios se debe a que Lucas al parecer es más fiel a la fuente común o la tradición de donde proviene las bienaventuranzas, en esta fuente común hubo una antítesis entre las bienaventuranzas y los ayes o también hay una teoría en la cual dice que Lucas agrega a las 4 bienaventuranzas, los 4 ayes por su preocupación por los pobres y también como una critica a los cristianos ricos de su tiempo que no tenían un compromiso social con los más desfavorecidos.

En todo caso parece que en su forma original las bienaventuranzas eran solo cuatro que Mateo las va completando en siete, al parecer la bienaventuranza de Mt 5,5 sería una glosa del versículo 3 por tanto no son ocho sino insisto siete bienaventuranzas, numero preferido por Mateo. (Son siete las parábolas del capítulo 13 y siete son los ayes del capítulo 23).

En Lucas las bienaventuranzas tienen un tono más material y en Mateo es mas espiritualizado, por ejemplo, Lucas dice , Bienaventurados los pobres , los que tienen hambre, Mateo lo cambia por , Bienaventurados los pobres de espíritu , los que tienen hambre y sed de justicia.
La razón es que Mateo presenta las bienaventuranzas como un catálogo de virtudes destinado a la comunidad a la cual se dirige, Lucas conserva la forma original de las bienaventuranzas en donde se dirige en segunda persona, como una promesa de consuelo a los que sufren ahora, en cambio Mateo se dirige en tercera persona de una manera solemne al estilo bíblico del AT.

El versículo 1, según una hipótesis, Mateo contrapone a Jesús como Moisés al situar a Jesus en un monte así como Moisés proclamo la Ley en el monte Sinaí , esta hipótesis cobra fuerza si leemos Mt 5,21-48. El discurso empieza con un estilo muy bíblico: Mt 5:2 ''Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: '', esta forma de empezar , tomando la palabra o abriendo la boca , que es una traducción mas fiel, se ajusta al modelo bíblico, Jb 3,1 ; Dn 10,16 ; Hch 8,35 ; 10,34.

La primera bienaventuranza, Mt 5:3 ''«Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.'' tiene sus orígenes en la corriente profética como Sofonías 2,3 , Isaías 29,19 y enlaza perfectamente como Isaías 61,1. Los pobres (anawin en hebreo), ya en el AT el concepto fue espiritualizándose así los ricos eran al mismo tiempo los impíos y los pobres los piadosos debido a su suerte, eran los más propicios para confiar en Dios y esperar solo de Él , su salvación.

La segunda bienaventuranza, Mt 5:4 ''Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.'' esta bienaventuranza podría ser una glosa de la primera bienaventuranza , es una cita del salmo37,11 ; los mansos según la traducción griega , los humildes según la versión hebrea, se debate su autenticidad también por el hecho que esta bienaventuranza se puede encontrar antes o después de la bienaventuranza dirigida a los que lloran según algunos manuscritos. Aun así ya sea los pobres (anawin) o los humildes (anaiim), casi no se distinguen en el A.T, los humildes no esperan la venganza de Dios, no son presuntuosos ni claman a Dios por su destino, sino que esperan confiadamente la intervención de Dios en la historia. La expresión ''heredaran la tierra'' se refiere a la tierra prometida en Canaán, Dt 4,1; 6,18 y sirve como imagen para el Reino de Dios, la espiritualización de la palabra herencia, va desarrollada con la escatología judía posterior y ya en la época pre-cristiana.

La tercera bienaventuranza, Mt 5:5'' Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. '' Está en sintonía con Isaías 61,1; son los que lloran , los afligidos, los que se les ha quitado la alegría y la dicha de esta vida y se les compensara en el Reino de los Cielos ( de Dios), también la expresión los afligidos , quiere dar a entender a toda aquella persona que pone su vida y su destino en Dios con espíritu de conformidad y entrega.

De las tres primeras bienaventuranzas debemos concluir que el Reino de Dios siempre será una primicia para los desfavorecidos por la sociedad, aunque también tiene una actitud interior, el rico también es apto para el Reino siempre y cuando esté dispuesto a renunciar a todo, en especial si la riqueza le provee una falsa seguridad y felicidad que no tiene nada que ver con el Reino de Dios.

Saludos y bendiciones
Luis Breña

viernes, 12 de febrero de 2010

La Oracion de Fe - Evangelicos

Siempre me llamo la atención la oración de entrega o la oración de Fe que hacen los evangélicos cuando se entregan por completo a Cristo y cito sus propias palabras. A pesar de que la mayoría de evangélicos no les gusta rezar osea recitar una oración ya establecida, esta es la oración por excelencia de todo cristiano evangélico, claro que hay varias versiones, pero todas tienen la misma estructura, cito aquí una de ellas:

Señor Jesús,
Reconozco mi incapacidad de dirigir mi vida. Reconociendo que he pecado contra tí
pido que perdones todos mis pecados.
Yo creo que tu moriste por mí en la cruz resucitando al tercer día, para lavar mis pecados y sanar todas mis heridas.
Señor Jesús, hoy te entrego mi vida y abro las puertas de mi corazón para que me tu me transformes.
Yo confieso que tu eres Dios y te acepto en mi vida como Salvador Personal. Lávame con tu sangre carmesí y escribe mi nombre en el Libro de la vida.
Amén.

Si leemos con atención esta oración , veremos que posee un anuncio kerigmatico y una confesión de Fe, precedido de un reconocimiento de nuestra incapacidad de poder salvarnos y de pecar contra Dios por ende reconocemos implícitamente que necesitamos de un salvador , que a la vez nos confiera el perdón.
La oración insiste en que Jesús es nuestro Salvador Personal.

Probablemente esta oración se basa en las confesiones de Fe , que encontramos en el Nuevo Testamento en especial en los anuncios kerigmaticos de Hechos de los Apóstoles y en las confesiones de Fe que aparecen en los escritos paulinos:

Hch 4:10 sabed todos vosotros y todo el pueblo de Israel que ha sido por el nombre de Jesucristo, el Nazoreo, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre y no por ningún otro se presenta éste aquí sano delante de vosotros.
Rom 10:9 Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.
Filp 2:10-11 para que al nombre de Jesús doble la rodilla cuanto hay en los cielos, en la tierra y en los abismos, toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

¿Pero cual es el sentido de esta oración de fe o mejor dicho de esta confesión de fe que lo realizan los cristianos evangélicos? el motivo al parecer sencillo, esconde el problema de fondo.

Es desligar a la Iglesia de su papel de mediadora, desvinculando esta confesión de fe con el rito del bautismo, que para los evangélicos lo realizan después y solo tiene el propósito de confirmar el momento cuando se entregaron a Dios con esa oración ( incluso algunos guardan la fecha de esta entrega al Señor , que no es el Bautismo ), ya que para ellos el bautismo lo realizan solo porque es un mandato del Señor , como un signo de la entrada a la Iglesia, pero le arrancan el valor sacramental del bautismo , negando que sea un signo eficaz de la gracia de Dios.

Por eso resaltan el hecho de que Jesús es un salvador personal y no un Salvador que salva en comunidad, para poder minimizar todo papel mediador que podría tener la Iglesia.
Lo paradójico , es que los primeros cristianos cuando se convertían , lo hacían a través del bautismo que dentro del rito incluía una pequeña confesión de Fe, rastros de esta práctica se pueden encontrar en Hechos de los Apóstoles:

Hch 8:36 Siguiendo su camino llegaron a donde había agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que sea bautizado?"
Hch 8:37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Hch 16:14 Cierta mujer llamada Lidia, temerosa de Dios, purpuraría, de la ciudad de Tiatira, escuchaba atenta. El Señor había abierto su corazón para atender a las cosas que Pablo decía.
Hch 16:15 Una vez que se bautizó con toda su casa, nos rogó diciendo: Puesto que me habéis juzgado fiel al Señor, entrad en mi casa y quedaos en ella; y nos obligó."

Hch 16:30 Luego los sacó fuera y les dijo: Señores, ¿qué debo yo hacer para ser salvo?
Hch 16:31 Ellos le dijeron: Cree en el Señor Jesús, y serás salvo tú y tu casa.
Hch 16:32 Le expusieron la palabra de Dios a él y a todos los de su casa;"
Hch 16:33 y en aquella hora de la noche los tomó, les lavó las heridas, y enseguida se bautizó él con todos los suyos.

Como vemos en estos textos, la aceptación y la confesión de Fe, era seguido inmediatamente del Bautismo, y es que ambos van de la mano, es bautismo es el signo de la entrada a la comunidad cristiana , pero también tiene valor salvífico ya que a través de él , Dios nos confiere la gracia.

Aun así es interesante, que los evangélicos le confieran prácticamente un valor sacramental a la confesión verbal de la Fe, mientras que el testimonio de los primeros cristianos da a entender que es a través del bautismo que es precedido de la confesión de Fe.

Esa es la gran diferencia con nosotros los católicos, ya que para la Iglesia Católica, uno entra a formar parte de la Iglesia y de Cristo mismo, el día del Bautismo, que contiene en el rito una confesión de Fe y una renuncia a Satanás a la vida de pecado antes del bautismo, y tambien tenemos la conviccion , basada en las Sagradas Escrituras que Dios es un Dios que salva en comunidad, claro que eso no quita que debamos tener un compromiso cada uno de nosotros con Cristo, pero siempre será a luz de una vida comunitaria en la Iglesia.

Saludos
Luis Breña